Etiqueta: #novumevents #gestiondelaconfianza

El videomapping: nueva cartografía para hacer un evento exterior memorable

El vídeo mapping (mapping 3D o proyección arquitectónica) es una tecnología de proyección de imágenes y juegos animados en 3D sobre los elementos en volúmenes reales de los edificios.

El “mapeo” permite proyectar imágenes de gran tamaño en las fachadas de los edificios, posibilitando la recreación de ambientes a 360 ° a través de las ilusiones ópticas.

Se crean mediante paquetes software específicos como Millumin o Mapper Mad, complementados con otros de edición de vídeo como After Effects, Premiere Pro o Final Cut Pro, que posibilitan la proyección de una imagen más cercana a los detalles de la superficie de la pantalla; generando así la ilusión de movimiento en esta área.

La calidad de la ilusión se logra mediante un juego complejo en 3D combinado con múltiples proyectores que pueden transmitir la imagen 360 °. Las ilusiones ópticas están basadas en técnicas de enmascaramiento aplicadas a ciertas áreas de la superficie de la pantalla y en la mejora de la luminosidad de otras áreas a través de muy potentes haces de luz.

Dar memorabilidad a los eventos mediante el vídeo mapping

Este tipo de proyección se ha convertido en un clásico en los eventos exteriores en los que prima lo audiovisual. Recrean un universo complejo y dotan vida al edificio en el que se proyecta el mismo.

Aplicado a los eventos, el punto fuerte  de esta nueva cartografía digital y virtual es crear un universo completo, visual y musical, para revivir un lugar y colocar al espectador en el corazón de la acción.

 

Pautas para el establecimiento del publico objetivo de un evento

publicoobjetivo

Es fundamental saber con precisión quiénes van a ser los participantes en nuestro evento. Para ello, hay que determinar dónde dirigiremos nuestro llamamiento a la participación y establecer un perfil sociodemográfico con la mayor precisión posible a fin de determinar qué grupos de personas son asistentes potenciales al mismo.

Con el objeto de ayudaros a definir los grupos, os proponemos una serie de preguntas muy efectivas y pertinentes a la hora de realizar esta fase de segmentación:

  • ¿A quién va dirigido fundamentalmente el evento? ¿A qué otros grupos les podría interesar asistir y/o participar? Determine un porcentaje para cada una de las categorías de participantes (Ej. Feria del bebé: madres (70%), padres (20%), niños (10%).
  • ¿Cuál es el estado civil de los participantes? casados, solteros, divorciados, etc.
  • ¿Cuál es su actividad profesional? Directivos, empleados, en búsqueda activa de empleo, jubilados, etc.
  • ¿Qué edad tienen? ¿En qué tramo de edad se ubican? Adolescentes, jóvenes, edad mediana, tercera edad, etc. ¿Cuál es la edad media?
  • ¿Hay una mayoría de hombres o de mujeres? ¿En qué proporción? 50-50, 70-30, etc.
  • ¿Qué idiomas hablan? Únicamente español, únicamente inglés, español e inglés, etc.
  • ¿De dónde proceden? De Granada, de Málaga, de Madrid, de Francia, etc).
  • ¿Qué grado de conocimiento tienen de los ponentes y/o intervinientes invitados?
  • ¿Tienen intención de aprovechar el tiempo libre durante su estancia para realizar actividades de ocio?
  • ¿Qué tecnologías móviles suelen utilizar cuando acuden a eventos?
  • etc.

Una respuesta rigurosa a estas preguntas nos ayudará a:

  • Definir las diferentes categorías de participantes.
  • Comprender a qué tipo de personas nos estamos dirigiendo con nuestro evento.
  • Determinar las competencias idiomáticas y el lenguaje a utilizar en el evento.
  • Confeccionar un programa de actividades al gusto de los diferentes grupos.
  • Seleccionar los contenidos más pertinentes para todos los tipos de participantes.P
  • Precisar qué herramientas son las más adecuadas para hacerles llegar las acciones de comunicación del evento.

En resumen, contaremos con una serie de datos objetivos que nos ayudarán a comprender la realidad y las necesidades particulares de los diferentes participantes, a fin de planificar mejor las diferentes cuestiones que abarcan de forma integral al evento.

La etica en la gestión de la comunicación de crisis

A la hora de comunicar una situación de crisis la asunción de estrictos principios éticos es algo absolutamente imprescindible; en ningún caso el fin puede justificar los medios y en este caso, más que nunca, hay que evitar cualquier atisbo de confusión, entre noticia  y opinión. En toda comunicación crítica se evitará:

  • Crear situaciones de pánico de forma arbitraria y estéril.
  • Herir los sentimientos de los individuos o colectivos concernidos.
  • Enemistarse con patrocinadores y/o aliados estratégicos.

La prudencia es esencial para no crear una falsa impresión de inseguridad que es susceptible de crear una situación de pánico inútil y perniciosa. En este sentido, hay que:

  • Evitar la falta de información que puede ser percibida como un capcioso intento de ocultar la magnitud real de la crisis.
  • Presentar las cifras relativas al evento crítico como el máximo rigor y cautela posibles.
  • Actuar con cautela con respecto a personas, grupos o empresas sospechosas de estar detrás de la crisis. Mientras exista un atisbo de duda, debe prevalecer la presunción de inocencia. En ningún caso se deben encabezar “cazas de brujas”, ni búsquedas de “chivos expiatorios”. Cuando hablemos de “error humano” debemos contar con pruebas irrefutables de ello.
  • Huir de la ambigüedad a la hora de transmitir el mensaje. Una buena práctica al respecto consiste en adaptar el mensaje y el lenguaje utilizado al tipo de destinatario final del comunicado. (prensa, clientes, accionistas, sociedad en general, etc).

Es importante tener siempre en cuenta la dimensión humana de la crisis, el respeto a los individuos o colectivos afectados no puede transgredirse en ningún caso y bajo ninguna circunstancia. En este sentido, algunos aspectos que debemos contemplar con la máxima pulcritud son:

  • No exponer la intimidad de las víctimas.
  • Priorizar la protección y el apoyo moral, humano y material de las familias afectadas.
  • No revelar información que pueda afectar perniciosamente a las personas concernidas o a sus familias.
  • Huir de cualquier manifestación que pueda menoscabar las creencias religiosas o filosóficas, lingüísticos, culturales o étnicas de personas o grupos de personas que por cualquier razón puedan estar concernidas por la situación crítica

La honestidad profesional a la hora de efectuar comunicación de crisis, se debe mostrar consideración y respeto a los socios, a los superiores, a los trabajadoras y a los receptores de servicios y/o productos en general. Fundamental al respecto es:

  • No gestionar nunca la culpabilidad como “un intercambio de bolas en un partido de tenis” apuntando hacía una instancia y/o persona o grupo de personas con tal de eludir la responsabilidad corporativa.
  • Mantener informado de forma directa actualizada y leal a todos los actores implicados en la crisis mediante canales oficiales y transparentes que vehiculen los mensajes de una forma unívoca y coherente.

Relación de intercambio en el patrocinio de eventos

El patrocinio es el objeto de deseo de todo tipo de evento que se precie; es proporcionado o concedido por las empresas, los medios de comunicación e instituciones a partir de una evaluación exhaustiva de los beneficios que se pueden derivar del mismo.

Por esta razón, los organizadores de eventos deben conocer en profundidad cuáles son los beneficios potenciales que un patrocinio traerá a su evento y a sus patrocinadores para que puedan personalizar sus estrategias y rentabilizar su inversión.

Patrocinio